Los seres queridos de Sandra Pica y Miguel Frigenti les sorprenden haciendo su alegato antes de la expulsión