¡Elisa ya tiene su preciado peine!