Cristian y Mari Carmen vuelven a España con el saco lleno de tristeza y desilusión