Miriam, harta de los "no puedo" de Yurena