Sergio, a Francisco: “Eres el líder no el caudillo, no tienes por qué mandar”