Albert lo tiene clarísimo: “La peor superviviente es Isabel”