Los habitantes del Barco Encallado disfrutan de una deliciosa barbacoa tras ganar la prueba de recompensa