¡Pelillos a la mar!: Sofía y María Jesús entierran el hacha de guerra