Un coco rompe la armonía de Cayo Paloma y Kiko estalla: “Vaya edición, no se salva ni uno”