Oto Vans y su primera noche durmiendo en un colchón: “¡Me ha costado telita!”