Las primeras horas de Albalá en Honduras han sido… ¡haciendo la cucharita con Sofía!