María, madre de Melissa, abandona el plató al borde del desmayo después de hablar con su hija