El ansiado reencuentro con sus madres: Violeta, destrozada y Fabio, dispuesto a comerse un ojo por verla