Jordi Alba abre la lata con fortuna: España golpea primero en los cuartos de final (0-1)