Morata es capaz de lo mejor y lo peor: el delantero dio vida a España y se la quitó en los penaltis