Tom Cruise y David Beckham celebran el gol de Shaw en el palco de Wembley