El presidente andaluz Moreno Bonilla defiende el uso obligatorio de la mascarilla, pero él no la lleva puesta