Ojo con grabar a los que se saltan las normas tras el confinamiento: de dos a cinco años de cárcel