Los okupas de Portugalete han vendido las cosas de Victoria en un mercadillo