La anécdota de los Reyes en Benidorm: el helado que ha pedido Don Felipe, con mensaje subliminal incluido