¡Atención! Los seguros no cubren los daños ni caídas por nieve