Los investigadores no descartan que Tomás haya sembrado pistas falsas para poder huir: como la sillita de coche, la lancha o los mensajes