Separación entre mesas, toma de temperatura y salidas escalonadas: los alumnos a las aulas en Bilbao