Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

E-FIT: Las claves del entrenamiento de moda para estar a tono

tarregatelecinco.es
Vamos a ponernos serios porque el buen tiempo está a la vuelta de la esquina. Sí, a ponernos serios y a ponernos las pilas también, porque nos pilla el tren…
¿Has empezado ya con la dieta? ¿Con el deporte? ¿¿No?? No dejes pasar los días porque cuando menos te lo esperes saldrá un sol reluciente, habrá que quitarse el abrigo… ¿y qué pasará entonces? Pues que ya no quedará hueco en el centro deportivo de Iván Perujo para poneros a punto.
Sí, hoy quiero hablaros de él y de su método de entrenamiento, que ha sido uno de mis grandes descubrimientos de los últimos meses. Resulta que me hablaron de él y de su sistema tan diferente de entrenamiento y decidí ponerme en sus manos. Le busqué hasta debajo de las piedras hasta que di con él y me entrenó. El primer día fue terrible, pero poco a poco me hice adicta, y mirad que me gusta poco hacer deporte.
tarrega

Digo que fue terrible porque me costó acabar. Apenas 25 minutos de entrenamiento con el método “E-Fit”. ¿En qué consiste? Pues en la estimulación eléctrica del músculo. Llegué, me colocaron un chaleco y unos leggins humedecidos especiales que estaban unidos por electrodos a una máquina y lo demás fue tonificar más de 350 músculos a la vez. Sí, ¡de una vez! Eso equivale a unas 36.000 contracciones por sesión mientras el entrenador te pide que hagas algunos ejercicios que le vengan bien a tus necesidades: sentadillas, abdominales, una pequeña carrera sobre el sitio...
Llega un momento en el que hasta levantar una pierna lateralmente te cuesta la vida mientras estás enganchada a la máquina, que no para de estimular tus músculos. Parece que no has hecho nada, pero cuando tienes que hacer una sentidilla no eres capaz de levantarte. Y no te digo nada al día siguiente: no era capaz de bajar las escaleras ni de hacer el movimiento para meterme en el coche.
Y lo mejor es que con solo esos 25 minutos a la semana puedes tonificar tu cuerpo y llegar a perder hasta un kilo por sesión. Sí, como lo oyes. Los entrenamientos con Iván equivalen a tres o cuatro horas de entrenamiento en un gimnasio habitual. Eliminas flacidez de la musculatura y consigues una tonificación integral. Es ideal para las personas que no tienen tiempo para ir al gimnasio, que no pueden permitirse el lujo de perder dos horas cuatro días a la semana para ir, entrenar, ducharte y volver.
tarrega

Y lo mejor de todo es que las sesiones son personalizadas (y nada caras si las compras por bonos), tienes a una persona que sabe qué es lo que necesitas y te hace un entrenamiento a tu medida.  Y todo ello para conseguir varios objetivos: remodelar el cuerpo, elevar los glúteos, mejorar las lesiones de la espalda y los pidinzamientos, eliminar la celulitis, ganar musculatura y conseguir el tan deseado vientre plano.
El entrenamiento es muy en profundidad. Mientras que en un gimnasio convencional se trabaja a un 15%, aquí lo hacemos al cien por cien. En fin, una maravilla que a mí me ha enganchado. Bueno, no solo a mí, porque ya hay muchos nombres conocidos que se han enganchado también como Aitor Ocio, Marta Torné, Óscar Higares, Zidane y Guti, que fue precisamente quien me habló de este entrenamiento.
Decidí buscarle en cuanto me hablaron de él y aún no me he arrepentido, a pesar de que sigo teniendo agujetas después de cada sesión y de que aunque dura 25 minutos acabo agotada. Pero os aseguro que es lo mejor para estar a tono para esta primavera y, cómo no, para el verano. Pruébalo, verás cómo te pasa igual que a mí. ¡Ah, se me olvidaba! Puedes encontrarle en la calle Velázquez, 113 de Madrid (91 5648291). También en la calle Goya, 6-8, aunque yo prefiero el centro de Velázquez, porque me da más privacidad.
Ponte manos a la obra ya, ¡que se te escapa el tren para estar a tono!