Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paco León hace 150 amigos en el Retiro

¿Dónde está Wally?
Amiguitos,
hoy en el Parque del Buen Retiro madrileño se grababa un spot de Aída, la serie que ahora debe su nombre a la nieta de su ex-protagonista y es la comedia española más divertida que se emite en la tele actualmente. Aún recuerdo con lágrimas en los ojos un momento en el que Carmen Machi se asomaba a la ventana hace ya unas temporadas y le chillaba iracunda a la vecina equivocada algo como: "¡¡Te voy a matar, hija de puta!! Ay, perdone, no era a usted, doña Paquita". La gracia del spot de esta mañana, que decíamos, está en que a modo de extras se citó a los fans de la propia serie a través de algunos anuncios en la tele y en la web. Así se podrán ver en casa, lo graban y el día de mañana se lo enseñan a sus nietos, cuando las teles ya no sean teles sino chips insertados en nuestro hígado.
Cuando llegué a la zona indicada en los anuncios la congregación no era demasiado grande, obviamente porque en España se cita a la gente a las once para que estén allí a las doce. Bastante puntual fui yo, que llegué a las once y cuarto. Pero fue creciendo a medida que pasaban los minutos hasta alcanzar la masa que se ve en las fotos (y que se verá en la tele).
Pude llegar a la conclusión de que muchos de ellos eran profesionales de esto de figurar al fondo de la imagen. Igual que hay actores de serie B que sacan sus propias y divertidísimas autobiografías me encantaría que una de estas personas que ha acudido a todos los platós del mundo hablase en su propio libro de memorias.
Se iba a cagar la perra.
Una mujer sudamericana y otra española, ambas de mediana edad, mantenían la siguiente charla en un banco:
MUJER 1: Antes te pagaban once euros por ir de público y comías muy bien: tu bocadillo, tu manzana y tu yogur.
MUJER 2: Y hoy al menos nos darán veinte euros por derechos de imagen, ¿no?
MUJER 1: JAJAJAJAJAJA.
Por allí también andaba Omar, el reportero de Sálvame que de vez en cuando se juega la vida parando coches en medio de una calle de la Moraleja y a menudo se la juega aún más infiltrándose entre el público del programa en Sálvame Pirata.
-Oye, si eres de la web dile a tus jefes que la gente se queja de que el Sálvame Pirata se para continuamente y va fatal.
-Y vaya si se lo diré -respondí.
Y eso estoy haciendo. HACED ALGO AL RESPECTO. Yo mismo sufro esos parones los días que no voy a trabajar, me quedo en casa y quiero poner el Super Mario en la tele y Sálvame en el ordenador para no privarme de ninguno de los placeres del hogar. Pues a menudo me tengo que levantar a refrescar la página. Así no hay manera de oír el programa. Y mucho menos de pasar al mundo siguiente en el Mario.
A las 11:38, con una concentración de gente que ya alcanzaba unas cincuenta o sesenta personas (estas son las pocas alegrías que da lo de tener cuatro millones de parados, que algunos se pueden ir a pasear al Retiro), el director del spot se acercó con un megáfono a anunciar que iba a empezar la grabación. Un breve paseo llevó a los fans/figurantes a un claro con arbolitos en el parque, donde Paco León terminaba de grabar algunas tomas.
Paco León tenía poco tiempo para grabar e iba a dedicar parte de él a atender a Informativos Telecinco y elmundo.es. Luego, corriendo al set de Aida a grabar más. Omar y el cámara de Sálvame abandonaron la localización sin vídeo de Luisma. Otra vez será.
¿Un grupo de indhiristas corriendo a las rebajas de Chatik & Kertan? No, son Paco León y unos admiradores.
Una mujer muy simpática que cualquiera diría que se dedicaba profesionalmente a esto de ser público y figurante me puso al tanto de ciertos hechos mientras su hija intentaba, unos metros más allá, conseguir un autógrafo de Paco León. Me dijo:
-Yo donde quiero ir es a programas divertidos, como Gran Hermano o Sálvame. ¡Pero en esos nos llevan diciendo dos años que no hay sitio! Claro, es que luego vas a programas de la Primera o al Pasapalabra... ¡y yo ahí me duermo!
La conclusión es que Gran Hermano o Sálvame tienen unas listas de espera que dejan en tontería las de la Seguridad Social. Y que los programas de otras cadenas son un aburrimiento, aunque eso ya nos lo veníamos imaginando.
La grabación de una secuencia en la que Paco León corría perseguido por toda su masa de fans comenzó. En la misteriosa trama, el pobre Luisma sospecha que una masa le persigue, pero cada vez que se da la vuelta para comprobarlo, sus acechadores detienen la carrera y silban mirando para otro lado. ¿Os recuerda a algo? A mí sí: al escondite inglés, eso a lo que dedicaba mis recreos y donde los participantes tenían que llegar a la meta mientras uno entonaba una cancioncilla pegado a la pared, sin mirar. En El Orfanato lo llamaban "un, dos, tres, toca la pared", pero eso yo no lo había oído en mi puñetera vida.
De pequeño también jugaba a la comba con las niñas en el recreo, por cierto, pero esa historia la dejamos para otro día.
-Paco, esta chica quiere una foto -dijo una chica de Globomedia a Paco León en una pausa.
-LOS CIEN quieren una foto -respondió él muy sabiamente.
La secuencia necesitó unas siete tomas. Pese que algunos desistieron a la quinta o sexta entonando un directísimo "¡¡que te pelen!!" al director y yéndose por donde habían venido, la mayoría aguantó muy estoicamente hasta el final. No sólo van a salir en la tele, sino que se les va a quedar una figura envidiable para el verano.
Los nuevos episodios de Aida comienzan a emitirse el domingo 4 de abril.
Y mirad qué cosa tan bonita había allí:
Hay una tal Linda en Madrid que tiene un novio muy romántico. Lo único malo es que responde al nombre de Peluchín.