Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El lechazo de casa 'Antón' en Lerma... cosa fina

Lerma, esta bien conservada villa castellana mandada construir a principios del XVII, por el Duque al que la ciudad dio nombre, tiene mil paradas. Posee paseo, reflexión y ralentización del tiempo. Ese pausado compás que hace que estos tiempos de crisis y gripe valgan la pena vivirse. D. Francico Gómez de Sandoval y Rojas, valido de Felipe III, quiso cuando la corte se estableció en esa época en Valladolid, hacer en Lerma un palacio ducal a semejanza de lo que era El Escorial en tiempos de Felipe II. El palacio, soberbio, goza hoy de una excelente salud gracias a su conversión en Parador Nacional de Turismo. Retorno constantemente a la localidad burgalesa de Lerma para reencontrarme con el pasado, con nuestro patrimonio y por supuesto, para dar gusto al paladar en Casa “Antón”. Esta muy cerca de la Plaza Mayor (c/ Doctor Luis Cervera, 5. 947-170362)
 
 
Alejandro Tomé, su propietario, presume de tener el restaurante más antiguo de todo Burgos y no solo eso, de lo que doy fe, es que tiene la mayor colección de tabas, esos huesillos de las rodillas de los corderos con las que jugábamos de pequeños.
 
 
Lo realmente extraordinario de Casa “Antón” además del excelente trato que te da el cordial Alejandro es su lechazo. Aquí tenéis al propietario al servirme el cuarto de lechazo, con el que dos personas comen sobradamente.
 
 
Castilla y leon es la zona de España donde se crían los mejores lechazos de cordero. Proceden de ovejas de raza churra, lecheras y son de una ternura y un sabor realmente únicos. No me extraña que uno de los maestros de todos lo que nos gusta comer con sentido, propiedad y conocimiento, Nestor Luján dijera que “lo admirable del lechazo castellano es la ausencia de cualquier artificiosidad”. Así es. Un lechazo, sabroso, crujiente, humeante….Una ensalada de buenos producto de las huertas que riega el río Arlanza y una frasca de rosado, bien fresquito….
 
 
Es la quintaesencia de la sencillez y las cosas bien hechas, como llevan haciéndose desde hace siglos. Por algo será…..