Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lo que canta Balthazar va a misa: el 'Rappel' francés que no puede entrar en los estadios

Meno gallotelecinco.es
Se llama Clément Tomaszewski pero todo el mundo aquí lo conoce por su nombre artístico, Clement D'Antibes y, sobre todo, por su gallo, Balthazar. A él le debe gran parte de su fama actual, aunque presuma de ser, a sus 68 años, el primer seguidor oficial de les Bleus desde 1982. Esta suerte de Manolo el del Bombo galo lleva siete mundiales y seis eurocopas a sus espaldas. Pero más allá de eso, su mascota es famosa en Francia porque (no esperéis nada demasiado original) adivina los resultados de los partidos de su selección. La versión no me acuerdo punto cero del pulpo Paul es una celebridad en Francia hasta el punto de que hasta los policías que hoy debían vigilar Marsella de los ultras han sacado un rato para fotografiarse con él. Lo que sea con tal de que la buena estrella de Balthazar se pegue un poco.
Clement acude a todos los partidos de Francia ataviado con una camiseta oficial, aunque pasada, de 'les Bleus' y, por supuesto, acompañado por Balthazar. Hasta este año siempre había ido acompañado por su gallo. El problema es que no corren bueno tiempos para las mascotas en los estadios y Balthazar, después de adivinar los resultados de su Francia, se tiene que quedar en el gallinero a esperar que Clement llegue y le diga si ha acertado o no. Generalmente no hay duda. Su 'modus operandi' está ligado al éxito a pesar de los rudimentario del mismo. Cuenta con tres mesas con pienso, dos de ellas con las banderas de los contrincantes. Y el resto, ya os lo podéis imaginar. Según lo que coma, las veces que lo coma y demás, será el resultado. Acertó el del partido inaugural de Francia ante Rumanía y esperó que Clement llegará desde el Stade de France para celebrarlo. Hoy está en Marsella. Aún no se conoce el resultado que ha pronosticado ni dónde se quedará esperando a que Clement vuelva del Velodrome y le diga si, como siempre, ha vuelto a acertar.