Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Negaciones, risas y nervios de los representantes en el debate a cuatro

El único debate a cuatro para las elecciones del 26J se tradujo en constantes ataques y reproches entre los representantes. El turno de palabra fue moderado por las alusiones de los portavoces, quiénes se mostraron con una actitud nerviosa ante preguntas que podían ponerles en un aprieto. Las negaciones, las risas y los susurros para calmar la efusividad de los contrincantes fueron las actitudes que mostraron los líderes de los partidos, y es que la tensión de las próximas elecciones ha aumentado tras conocer que hay un 32% de indecisos. Este elevado porcentaje puede ser decisivo a la hora de formar gobierno, por lo que, los representantes sabían que cometer el mínimo error podía suponer un posicionamiento a favor o en contra de los ciudadanos