Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

María Pineda: "Falta apoyo piscológico para el tratamiento del cáncer"

Han pasado seis meses desde que anunció su cáncer de pumón y, tras someterse al tratamiento de quimioterapia, María Pineda comienza una nueva vida. Confiesa que ha sido muy duro, tanto física como psicológicamente, pero ha intentado no perder en ningún momento la energía y el optimismo.
La modelo ha visitado 'El programa de Ana Rosa' ahora que acaba de finalizar su tratamiento y ha relatado toda su experiencia. Desde cómo le impactó quedarse sin cejas ni pestañas -"parecía un mostruito", bromeó- a cómo el apoyo de la gente cercana es fundamental para afrontar la enfermedad. Y es que, como asegura la ex de Joaquín Cortés, "el oncólogo te cura la enfermedad, pero falta apoyo psicológico".
María Pineda relata que, cuando le comunicaron que padecía cáncer de pulmón, ya casi lo esperaba. Llevaba un mes en el hospital, con problemas respiratorios que en un principio identificaron como tuberculosis, y da gracias a Dios por todos estos síntomas, que llegaron justo a tiempo. "El día antes de ingresar me iba a haber ido a la India. Me iba por 20 días, tenía el billete.... Si  me llego a ir, no puedo volver, porque en un principio me diagnosticaron tubercolosis y así no hubiese podido volver".
Sin embargo, lo más duro estaba por llegar. "Lo malo viene después, cuando viene la quimio, te cae el pelo, te hincha el cuerpo. Son tres meses muy duros, de dolor, las manos, los pies... todavía no me puedo poner zapatos normales", explicó a Ana Rosa. Pero, por suerte, pudo contar con el apoyo de sus amigos, su familia y su pareja, que le hicieron más llevadero todo. "Lo que necesitas no es gente que te haga reír todo el día, sino que entiendan lo que tienes, porque tú misma no lo entiendes".
Ahora, y tras acabar la quimio, seguirá tratándose, pero sin padecer la agresión del otro tratamiento. Le volverá crecer el pelo, su cuerpo se irá recuperando y, por todo ello, María Pineda ya piensa en proyectos futuros.