Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pepe el del Popular: "El dinero lo tiene el Popular

Tras 19 años de exilio en México bajo una falsa identidad, José Pérez Díaz, más conocido como Pepe el del Popular regresa a España con la firme intención de demostrar su inocencia. Dispuesto a enfrentarse con el banco, prepara un libro en el que apunta directamente a la entidad bancaria como culpable de los delitos que le imputaron.
19 años escondido detrás de una identidad falsa y guardando un secreto que le podía llevar a la cárcel. Evitar ser detenido y sobrevivir era el objetivo de este antiguo empleado del Banco Popular desde que en el año 91 fuera acusado de llevarse 6.400 millones de la antiguas pesetas.
Con un leva cambio de imagen y bajo el nombre de Roberto, el entonces imputado trataba de llevar una vida norma. "La identidad falsa era para sobrevivir y no ser detenido" afirma Pepe, tras asegurar que tomó la decisión presionado por las circunstancias que le rodeban. "Se enfrentaban David y Goliat. Yo frente al banco y todo lo que se había inventado."
Sin embargo, supo jugar sus cartas. Pepe consiguió salir de España a través de Francia y consiguió mantenerse al margen de la ley hasta que consiguió su objetivo . "Gracias a un buen abogado supimos manejar los tiempos". Esa fue la clave. Dejar pasar los años y mantenerse oculto consiguieron que 19 años después, Roberto pudiera volver a ser Pepe y pudiera regresar a España.
Los verdaderos culpables
Reiterándose nuevamente en su inocencia, Pepe el del Popular ha desvelado alguno de los secretos que desvelará en su próximo libro. "La trama venía de años atrás. El dinero lo tiene el Popular".
Además, ha resaltado que nunca el Banco probó su culpabilidad ni pudo demostrar que se había llevado los 6.400 millones de pesetas y que aunque fue acusado en el banco no faltaba dinero porque cuadraron las cuentas.
Las amenazas
Su huída a México copó las portadas de los medios a principios de los 90. Sin embargo, Pepe el del Popular no siempre tuvo la intención de abandonar España. Las amenazas de un miembro del Consejo de Administracion. "Decía que tenía que comerme el marrón y me presionaron, me amenazaron. Luego tomé la decisión de irme", ha asegurado antes de adelantar todos los detalles del pacto que le propuso el banco.
"Me ofrecieron estancia corta, y cinco años de mi sueldo". Todo un pacto que los interlocutores del banco convirtieron en amenaza con una última frase:  "Esta es la mejor oferta que tienes, la segunda parte será peor."
Por supuesto, Pepe era consciente de lo que ocurría en España y los pasos que daba el Banco. "Cuando van al banco después de mi huida rompen las cajas de seguridad de las que me llevé las llaves y rompen la documentación... Si el banco sabe que soy el culpable tenía que abrir las cajas y depositar la documentación..."
El libro
Consciente del interés que ha suscitado su caso, Pepe el del Popular está preparando un libro en el que aportará documentos relevantes sobre lo que ocurría en el banco. "Muchas operaciones las voy a documentar con testimonios o documentos impresos. Pedían créditos de dinero A y B y se les daba y esas operaciones se plasman en papeles, existían documentos..."
Implicados
Aunque no ha querido desvelar nombres, Pepe ha dejado entrever que futbolistas y partidos políticos se aprovecharon de las operaciones que llevaba a cabo el banco, aunque ha dejado claro que no cometieron delito alguno. "Hubo futbolistas que eran clientes. Los clientes depositaron la confianza en el banco y el director pero no cometieron nada ilegal. Algunas empresas es posible que recibieran más de lo que depositaron en B. Los clientes no cometieron ningún delitos."
El banco sabía su paradero
Pese a su exilio de 19 años, Pepe el del Popular ha asegurado que sus jefes han sabido en todo momento donde estaba pero no le interesaba descubrirle. "El banco sabía donde estaba. Me localiza Ruiz Mateos en México y hablo con él, gente del banco también sabe donde estoy, vengo a España cuatro veces, vengo a una feria de Valencia... El Banco Popular no quería que llegara a España y no le quedó más remedio que meter un recurso condenado al fracaso. Yo soy inocente." 1
Pepe se considera inocente
19 años en busca y captura y casi dos décadas de pesquisas no han conseguido dar con sus huesos en la cárcel. Este es el mejor argumento que Pepe el del Popular tiene para demostrar su inocencia. "En algún lugar tiene que estar el dinero y tienen que tener las pruebas de donde está. En mi caso, investigaron a mi familia, me investigaron a mi y no pudieron encontrar nada."
Sin embargo, Pepe no elude todas sus responsabilidades y asume su parte de culpa. "Era plenamente consciente de lo que estaba pasando en el banco. Lo tenía que haber denunciado pero.." y si me lo hubiera llevado no estaría sentado aquí.
Su vida en México
Aunque escondido tras una identidad falsa y con mucho sufrimiento, Pepe el del Popular pudo llevar una vida relativamente normal en México. Allí rehizo su vida, encontró una nueva pareja y comenzó a trabajar.
Aterrizó en México con algo de dinero y empezó a vivir. "Me llevé a Mexico 750000 pesetes un cheque de 3000 dólares que cobré un mes después como José Pérez Díaz". Llegó solo pero su familia era plenamente consciente de lo que estaba ocurriendo. Su primera mujer conocía todos sus pasos pero la vida cambió cuando Pepe rehizo su vida y se convierte en Roberto.
El nuevo Pepe se casó en 1995 y fue capaz de mantener el secreto. Su mujer no conocía su otra vida, desconocía por completo la identidad de José Pérez Díaz y sólo lo descubrió cuando el caso saltó a la prensa este mismo año y Pepe pudo regresar a España. "Me llama Pepe pero alguna vez se le escapa Roberto. Me mentalicé en México y no cometí ningún error" afirma Pepe a la vez que asegura que intentó contarle en varias ocasiones la verdad a su mujer.
Ya establecido en México, Pepe comenzó a trabajar gracias as gente que conocía y actualmente lleva la representación de una empresa. "No tengo ninguna empresa. Tengo tres representaciones de cerámica, teja y bodegas de vino" asegura antes de desvelarnos que "un ex cliente del banco me acaba de ofrece la dirección de un hotel en el Cantábrico"
Para terminar, Pepe el del Popular dejaba claras sus intenciones. "Yo no vengo a cortarle la cabeza a nadie ni a cobrar una deuda pendiente."