Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hazard da una lección de fútbol y mete a Bélgica en cuartos (0-4)

Bélgica llegaba a la Eurocopa con nombres como Lukaku, Carrasco, De Bruyne, Hazard, Courtois. Suficientes como para que cualquier que tuviera que enfrentarse a ella mostrar algo más que simple respeto. Sin embargo, ha necesitado cuatro partidos Bélgica para engrasar la maquinaria y enseñar que, como todos esperaban, es una firme candidata a llegar a lo más alto.

Bélgica ha saltado al césped de Toulouse con la idea de demostrar, por fin, por qué media Europa lleva meses colgándole la vitola de candidata al título. Imprimiendo velocidad al juego, sobre todo desde las botas de De Bruyne y Hazard, y buscando siempre la verticalidad sin complicaciones, los belgas han asediado la portería húngara hasta lograr perforarla en el minuto nueve. Ha sido a balón parado. Centro de De Bruyne desde la banda izquierda que ha rematado de cabezazo inapelable Toby Alderweireld. Eso sí, sin noticias de ningún defensa húngaro por la zona.
El único acercamiento con peligro de la selección de Europa del este ha sido un resbalón de Courtois en el minuto 15 que no ha terminado en gol porque la portería no estaba detrás. Único momento de peligro para la portería belga en medio del vendaval de juego y ocasiones que ha desplegado el equipo.
Una de las mejores, en el minuto 35, de falta directa desde la frontal lanzada por De Bruyne. Obligó al portero Kiraly a estirarse para rozar el balón con la punta de los dedos y enviarla al larguero. Sólo al final del primer tiempo los húngaros han sabido encontrar la portería de Courtois con dos lanzamientos peligrosos desde fuera del área. Pero se le ha quedado corto el primer tiempo.
El segundo tiempo ha empezado como si no hubiera habido descanso. Apenas se había jugado un minuto de partido cuando Hazard, el mejor del partido, ha encontrado el hueco para disparar a puerta con muchísimo peligro. Una vez más, la mano del veteranísimo Kiraly ha salvado a Hungría. El portero, sin duda el mejor de los suyos.
Como si el cansancio no fuera con ellos, los belgas han seguido durante todo el segundo tiempo buscando con peligro el área de Hungría. Sobre todo, en las botas de Hazard, que estaba a todo: robar, repartir juego y tirar a puerta cuando ha tenido ocasión. Y deseperar a los húngaros forzando varias tarjetas amarillas en sus innumerables penetraciones por la banda izquierda.
Hasta el 65 ha habido que esperar para ver la primera ocasión clara de Hungría. Un lanzamiento de Pintér desde fuera del área que Courtois ha tenido que sacar a córner con una espectacular estirada. Acto seguido, Juhász ha cruzado demasiado un balón volviendo a hacer saltar las alarmas en el área belga.
En el minuto 77 Hazard ha decidido que ya estaba bien de bromas y ha firmado los dos mejores minutos de un jugador en esta Eurocopa. Primero, la jugada del partido. Ha lanzado un balón que parecía un pase largo para salir corriendo recogerlo él mismo y ponérsela a Batshuayi a placer para hacer el segundo. Y cuando los húngaros prácticamente no habían sacado de centro, esta vez él solo tomado el mando para sentenciar. Dos regates en el balcón del área para colocarla a la base del poste de Kiraly, que no ha podido hacer nada. Y en el 80, con el trabajo hecho, ha llegado el cambio y la ovación de la grada.
De ahí al final del partido, algún ataque aislado de los húngaros en busca del gol de la honra y mucho control del balón por parte de los belgas. En ligar de eso, se ha encontrado con una contra de Bélgica que ha definido perfectamente Carrasco para poner el definitivo 0-4 en el marcador. Siguiente cruce, Gales, otra de las grandes sorpresas del campeonato y que promete ser un partidazo.