Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Almudena, asín de claro

Almudena, finalista de GH 10TELECINCO.ES
Dos expresiones, 'punto y pelota' y 'asín de claro', y su actitud segura y decidida ante los hombres marcarán su paso por el concurso. Almudena es directa y tajante, y está convencida de haber triunfado entre los 'maromos' de la casa.
Ya durante el casting y en su vídeo de presentación, explicaba que no tenía ningún complejo por su reducida estatura, 1.29, y advertía de que era una mujer de mucho carácter.
Dentro de la casa de GH ha plantado cara a todo el que se ha atrevido a enfrentarse a ella. Una frase, 'punto y pelota', zanjaba cada una de las discusiones que ha mantenido en el concurso. Se enorgullece de decir las cosas claras: "La gente me quiere por ser como soy, asín de claro", y de tener mucho éxito con los hombres.
Primero fue Orlando el que llamó su atención, pero Eva, la ganadera gallega, luchaba por captar los mimos del valenciano. Chiqui interrogaba a Carlos Hoya sobre esta posible rivalidad: "Si Orlando tuviera que elegir entre  Eva y yo, ¿con quién se quedaría?".
Convencida de sus posibilidades y presionada por la llegada de Nani, la cartagenera declaró sus sentimientos al feriante que salió como pudo de la situación para acabar en los brazos de la recién incorporada al concurso. La despechada, sacaba sus conclusiones: "Es ella la que le busca, es una pegajosa, se le pega como un chicle. Yo no voy a por él, es él que viene a por mí cuando quiere algo".
Después de las elegantes calabazas de Orlando, la cajera fijó su objetivo en Julito. El canario se dejaba querer y Almudena lo interpretaba como un interés declarado: "Es él el que me busca a mí. Yo no, yo le esquivo. Le veo arrimarse, no sé, se fija en mí".
El ex stripper se dedicaba a perseguir a Liz, y Chiqui desviaba sus dardos hacia otra diana: "Yo creo que 'El Súper' se está enamorando de mí porque está muy simpático conmigo últimamente".
Ya como finalista, su amigo del alma, Iván, tampoco podía resistirse a sus encantos, según ella le explicaba a Orlando durante la fiesta del domingo: "Yo sé que le gusto a él, pero él a mí no. Iván sólo me gusta para una noche". Y con la euforia de la velada le regalaba un 'muerdo' al modelo.
¿Seguridad en sí misma? ¿Fantasía? ¿Un ego sobredimensionado? Sea como fuere, no se le puede negar que se ha lucido como ninguna, regalando unos sensuales bailes en bikini que la cartagenera sentenciaba con frases célebres que marcarán su paso por el programa: "Y las que tengan envidia que se mueran".
Asín de claro.