Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saray: "Que tú me digas eso me da asco"

La sinceridad es fundamental para la vida en pareja, pero a veces, si llega por sorpresa, lo que suele acarrear son problemas. Es el caso de la hasta ahora primera disputa seria entre Gerardo y Saray. En un momento de repaso de lo ocurrido en el programa, de darle vueltas a las vivencias pasadas, Saray acusó a Gerardo de haberse buscado él solo todas las broncas que ha tenido en el reality.
La reacción de su pareja no se hizo esperar y replicó rápidamente aludiendo que ella había sido "vaguilla" en las pruebas. Momento en el que se agrió la situación cuando ella sentenció: "que tu me digas eso me da asco".
A continuación, Gerardo trató de hacerle carantoñas a Saray, pero la rubia se había quedado realmente enfadada. El porqué del desencuentro tal vez se encuentre en lo sucedido minutos antes. La pareja andaba de magreo, besos cuya autenticidad han puesto en duda sus detractores, y no pasaba de ahí. Como siempre, pero Gerardo se impacientó.
Los besos iban creciendo, el chico se iba animando y Saray le tuvo que cortar. "No te calientes de más. ¡Por favor te lo pido!" Se había emocionado más de lo habitual hasta que él la amenazó de broma: "Esta semana puedes ser violada".
Sin sujetador
Porque Gerardo no estaba tan fogoso de casualidad. La conversación que habían tenido antes de romper a besarse transcurrió por estos términos: "Me gusta ir sin sujetador, pero no me gusta ir marcando pezón". Todo porque "los pezones sin incómodos para todo".
Al escuchar este tipo de historias Gerardo se fue poniendo malo. Le tuvo que pedir por favor que no se acercara tanto. Que lo estaba pasando mal por tener los senos de Saray tan cerca sin poder disfrutar plenamente de ellos. Y Saray volvió a ser cortante: "Si quieres me corto las tetas y las dejo en el cajón".