Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los usuarios anónimos de tarjetas prepago se quedarán sin línea en noviembre

Los usuarios de tarjetas de prepago compradas antes de noviembre de 2007 y que no se hayan identificado ante su operadora se quedarán sin línea el próximo 9 de noviembre, dos años después de la entrada en vigor de la directiva comunitaria que obliga a identificar a todos los usuarios de telefonía móvil.
A partir de esa fecha, los operadores tendrán que anular o desactivar las tarjetas no identificadas, y el usuario perderá la línea y el número del móvil.
Para evitar que la compañía desactive la tarjeta, los usuarios de estos teléfonos deberán acudir a un punto de venta de su operador e identificarse con su DNI, pasaporte o tarjeta de extranjero antes del 9 de noviembre.
Esta obligación sólo afecta a los propietarios de los quince millones de tarjetas de prepago compradas antes de noviembre de 2007, ya que después de esa fecha ya era preceptivo mostrar un documento de identidad para adquirir uno de estos terminales.
El Ministerio del Interior, en colaboración con una treintena de operadores de móviles, ha lanzado hoy la campaña "¡Identifícate!" dirigida a esos millones de usuarios de telefonía móvil que todavía no han facilitado sus datos personales.
En una rueda de prensa en la sede del Ministerio del Interior, el titular del departamento, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha destacado la importancia que tiene para las Fuerzas de Seguridad el conocer la identidad de los comunicantes de telefonía móvil en su lucha contra el terrorismo y el crimen organizado.
Es conocido que tanto los grupos terroristas como las organizaciones delictivas utilizan siempre teléfonos de prepago para garantizar su anonimato, lo que ha creado un "mercado negro" de este tipo de tarjetas.
Rubalcaba ha agradecido el esfuerzo de los operadores, que, además de identificar a sus usuarios, también tienen la obligación de guardar durante dos años los datos de todas las llamadas realizadas desde sus terminales.
En este sentido, el ministro del Interior ha pedido a las compañías de telefonía móvil que depuren aquellos puntos de venta que son "más flexibles" a la hora de identificar a sus clientes, ya que estas prácticas afectan a la seguridad de todos.
No obstante, la entrada en vigor de esta normativa no evita que las organizaciones criminales puedan utilizar en España teléfonos comprados en países, como Marruecos, donde no es obligatorio identificar a los usuarios de móviles; una circunstancia que limita la eficacia de la medida en la lucha contra la delincuencia o el terrorismo.
Ante este problema, Pérez Rubalcaba ha asegurado que los delincuentes siempre buscarán cualquier "resquicio" para eludir la acción de la Justicia, pero que no por ello hay que dejar de poner trabas a sus actividades ilegales.
La Ley de conservación de datos relativos a las comunicaciones electrónicas y a las redes públicas de comunicaciones que entró en vigor en noviembre de 2007, establece que las compañías de telefonía móvil deberán llevar un libro-registro en el que conste la identidad de los clientes.
Los datos de estos archivos podrán ser requeridos por orden de un juez, con la finalidad de detectar, investigar y enjuiciar delitos graves.
La campaña ¡Identifícate! está disponible desde hoy en la web del Ministerio del Interior, www.mir.es.
Desde ella se puede acceder, para más información, a las páginas de las operadoras que comercializan tarjetas telefónicas prepago.