Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La conversación íntegra de Iker Casillas y Sara Carbonero antes de su gran beso

La sorpresa del beso que Iker Casillas le dio a Sara Carbonero para celebrar la primera victoria de España en un Mundial, no nos ha dejado centrarnos en la conversación que ambos tuvieron antes del gran momentazo. ¿Qué se dijeron? El capitán del equipo se emocionó mucho al recordar a su familia y amigos y quiso compartir su alegría con Sara por el apoyo que ésta le ha dado.
Desde el , la actitud de Iker Casillas nos hacía preveer que los sentimientos serían más fuertes que la razón. Hasta ahora esta pareja había querido separar totalmente su relación amorosa de su profesión, aún más con las últimas críticas que han tenido que soportar con el mal comienzo de España en el Mundial, pero la emoción que el capitán del equipo sintió al ver a su novia después de culminó en un grandioso beso tras una conversación en la que Iker le agradecía a Sara todo su apoyo:   comienzo de la entrevista alzar la Copa del Mundo
Sara: "Cómo empezó la cosa y mira cómo ha acabado...."
Iker: "¿Qué quieres que te diga...?"
Sara: "Pues que me digas cómo estás, cómo te sientes..."
Iker: "Pues ha sido un momento muy feliz y estoy muy contento. Yo creo que nos lo hemos merecido de principio a fin y se lo agradezco a la gente que me ha apoyado siempre, a mis padres, a mi hermano..." . En este momento al capitán de España se le escapan las lágrimas y no puede continuar la frase.
Sara : "No pasa nada, vamos a hablar un poco del partido y luego volvemos a los agradecimientos"
Iker: "No (sigue), a mis amigos y a tí". Y entonces , que podrían haber sido dos si Sara, cortada, no hubiese retirado un poco la cara en el segundo, que acabó en su mejilla. llegó el gran beso
Sara (alucinando): "Madre mía. Pues, luego seguimos, ¿vale Jota?". Aquí se corta la conexión con la periodista, que todavía no asimila lo que acaba de ocurrir.