Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fran: "El primer día que fui a casa de Lourdes su madre se escondió para no conocerme"

Bertín ha visitado la casa familiar de Fran Rivera en Ronda para charlar con él. El presentador ha descubierto a un Fran sencillo, hijo de un hombre inalcanzable y de una mujer a la que trató de arrastrar al camino recto, al de la vida, y en cuyo nombre habla de los estragos de la droga con conocimiento de causa, y de efecto. También al Fran consentido, no solo del honor, sino también del humor. Al Fran padre de una adolescente noble y de una niña a la que por una cornada parieron por cesárea. Al Fran enamorado, novio y marido, casado con una guapa sevillana que duerme con un torero pasional y con un piloto encendido.

Los recuerdos de su padre
Fran Rivera ha recordado a su padre, 'Paquirri', que falleció cuando él tenía 10 años. "Tengo muchísimos recuerdos de mi padre. Cuando te falta tan pronto te agarras más a esos recuerdos… me encantaba verle torear. Hubiera sido la 'pera' torear con él", cuenta emocionado.
"Tenía 10 años, yo estaba en Sevilla. Mi madre fue la que nos lo contó, creo que ese fue el peor día que ha vivido mi madre", continúa.
Fran Rivera, y la pérdida de su madre
Fran Rivera también ha recordado, junto a Bertín, a su madre. Carmina Ordoñez falleció en 2004, a los 49 años, a causa de un infarto. “Ella era buena de verdad, nuca le hizo daño a nadie pero como madre era muy estricta. Mi madre cogió un camino malo, cuando la cocaína entra en una casa hace un daño brutal. Yo hubo un momento que me alejé de mi madre porque veía que estaba arruinando su vida, me alejé con la impotencia de que quieres ayudar pero no puedes”, cuenta emocionado.
La relación con su hija mayor y su madre
Fran Rivera ha contado como es la relación con su hija mayor Cayetana, que vive con su madre. “La echo de menos mucho, cuando está en casa ya no quiero nada más. Cayetana se lleva genial con Lourdes, hay mucha complicidad entre las dos”, asegura.
La relación con su exmujer es otra cosa: “Ahí andamos, tenemos una relación… lo más importante para Eugenia es Cayetana y lo más importante para mí es Cayetana y tenemos la comunicación para los temas de ella y ya está”.
Fran habla de sus hermanos y de la prensa
Bertín quiso interesarse por la relación que tiene Fran Rivera con sus otros hermanos. “Hay de todo… somos una familia muy peculiar. Lo que pasa que nuestros problemas se hablan en televisión y eso es un desastre”, asegura.
A colación, el torero habla también se su relación con la prensa. “Cuando murió mi madre lo pasamos muy mal, nos hicieron mucho daño y yo no lo supe llevar bien. Hubo un momento que estaba todos los días enfadado hasta que me di cuenta de que enfadado no se va a ningún lado”, dice.
Su historia de amor con Lourdes
Lourdes ha querido compartir con Bertín y Fabiola cómo empezó su preciosa historia con Fran. La abogada sevillana ha contado que mucho antes de conocer a Fran en persona ya le gustaba, de hecho tenía su carpeta del instituto forrada con fotos del torero. Cuando se conocieron en la feria de Sevilla a través del cantante José Manuel Soto, el tío de Lourdes, las chispas saltaron entre ellos en el primer instante. Pese al ‘feeling’ que sintieron desde el principio, la fama de mujeriego de Fran hacía que tanto Lourdes como su familia no se fiaran mucho de las intenciones del torero. Tras muchas visitas de Fran al balcón de Lourdes, la sevillana accedió a seguir conociéndole y terminó presentándole a su madre, sin duda uno de los momentos más tensos para Fran.
¿Cómo fue su peculiar pedida de mano?
Fran quiso que su historia de amor con Lourdes comenzara lo más discretamente posible para protegerla de la presión mediática. El torero, iba cada día a la casa en el que Lourdes vivía con su familia, y en la azotea del edificio “pelaban la pava” como dos adolescentes. Tras meses de encuentros entre aires acondicionados y tendederos, Fran decidió que ese era el lugar idóneo para pedirle la mano a la mujer de su vida. Con la ayuda de unos amigos, el torero preparó una cena romántica en toda regla en la terraza que durante meses fue testigo de su amor secreto.
Fran, y la polémica foto con su hija
Un tema que a Fran le ha dado más de un quebradero de cabeza en los últimos tiempos es la polémica instantánea que el torero subió a las redes sociales delante de una vaquilla con su hija Carmen en brazos. Tras el revuelo causado, Fran le ha asegurado a Bertín que se arrepiente de haberlo hecho: “Ahora no lo haría porque con la que se ha montado no me compensa”. Pese a ello, Fran le ha explicado a Bertín que se trata de una tradición muy especial en la vida de un torero que muchos otros compañeros de profesión también han protagonizado, entre ellos su padre cuando él era solo un bebé.