Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paz Herrera vuelve el lunes a 'Pasapalabra'

Paz Herrera aun tiene una cuenta pendiente. La concursante ha estado muy cerca, ha pellizcado muchas veces el rosco llegándose a quedar a una y dos palabras. Tras convertirse en una supercampeona en 2013, Paz acepta de nuevo el reto a partir del lunes 27 de enero.

Se llama Paz Herrera Jubete, tiene 53 años, es de Puente San Miguel (Cantabria) y va camino de convertirse en una nueva fenómeno de 'Pasapalabra'. La concursante casi ha completado el rosco, quedándose en muchas ocasiones a una, dos y tres palabras de conseguir el bote millonario.
Si ganase destinaría parte del premio a realizar su viaje soñado: el camino Inca, es decir, llegar al Machu Pichu andando. Pero también busca seguridad en su vida y "esto sería una tranquilidad grandísima", ha declarado Paz.
Su tranquilidad, su aplomo, su dominio del diccionario y sobre todo su gran rapidez en acertar las palabras son sus mayores cualidades en el concurso.
Paz reside en la actualidad en Torrelavega (Cantabria), es soltera y es arquitecto aunque con el inicio de la crisis se ha quedado en paro. Entre sus aficiones destaca el esquí que practica desde niña, el paisajismo, la jardinería y el senderismo. También le encanta fotografiar mariposas y pintar acuarelas. Otra de sus aficiones recientes es la escritura, sobre todo relatos cortos.
Si ganase el premio tiene claro que destinaría parte de ello a su viaje soñado, hacer el camino Inca o lo que es lo mismo llegar al Machu Picchu andando. Pero también tiene otra idea en mente, que sería destinar el bote a tener seguridad en el futuro.
"A la edad que tengo, el premio me daría una seguridad que ahora no tengo, porque los jóvenes que acaban de estudiar y no tienen donde emplearse la verdad es que es penoso. Pero la gente de mi edad, en torno a los 50 que pierden el empleo o su sector de actividad disminuye a cero, como el mío, la construcción, pues nos vemos en una situación... La mayoría tenemos cargas familiares y es muy dramático porque no sabemos si podremos jubilarnos, con lo cual esto sería una tranquilidad grandísima", ha explicado Paz.
Repasa todos los roscos de Paz, vídeo a vídeo