Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mila Ximénez, a Belén Esteban: "Tienes mucha maldad dentro, eres muy retorcida"

Mila Ximénez viene con las pilas cargadas de sus vacaciones y tiene muchas cuentas pendientes que saldar, especialmente con Belén Esteban. No le perdona que hicera causa común con Karmele para tenderle una trampa y vuelve dispuesta a pagarle con la misma moneda.

El asunto del falso robo de las joyas de Karmele ha provocado un cisma sin precedentes en el equipo de 'Sálvame'.  Al eje del mal (formado por los Kikos y Mila Ximénez) le ha salido un nuevo enemigo, la 'pandiguay', formado por la gente que le va, según Mila X., "lamiendo el trasero" a Belén Esteban.
La propia Mila Ximénez aclara que ya no es una de ellas y que no piensa defenderla más. Su opinión sobre la 'Princesa del Pueblo' ha cambiado radicalmente desde que ésta les tendiera a todos una trampa que considera "muy burda": "Eso es ser mala persona y yo pensé que no lo eras. Me he dado cuenta que tienes mucha maldad dentro, eres muy retorcida".
Mila narra la manera tan ingenua en la que cayó en la famosa trampa. Al parecer, se sorprendió mucho cuando Belén Esteban le contó todo el asunto de las joyas, supuestamente robadas por el marido de Karmele, comentándole a su por entonces amiga "yo no soy amiga de Karmele y no lo voy a ser nunca, pero que cuente conmigo".  Al parecer, su decepción fue de órdago al descubrir una traición que la deja tan perpleja como Mourinho. "¿Por qué?", se preguntaba una y otra vez en el plató. La ‘ex’ de Santana tiene su teoría, pero la dirección le ha prohibido darla porque implicaría meter a más personas en esta ya de por sí compleja trama.
Belén Esteban, por su parte, jamás pensó que este asunto fuera a desencadenar semejante tragedia.  "Yo te juro que lo hice sin maldad. Pensaba que esto no llegaba a tanto", le aseguró entre lágrimas a su compañera. De hecho, antes de que esto se convirtiera en el cuento de nunca acabar la propia Mila le había perdonado, aunque  entonces, entre otras cosas, no había demanda de por medio.