Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

K. Rivera, desmiente a Sandra Bruman: “Sólo me decepciona quien me importa”

Sandra Bruman, a quien conociéramos por ser amiga de Rosa Benito y por distintas intervenciones televisivas, aseguraba que Kiko Rivera durmió en su casa una noche y que no llegaron “a más” porque ella lo impidió. El DJ desmiente la información, aconseja que cado uno “mire a su casa porque seguro que tengan más problemas” y atacaba a su exrepresentante, que también lo era de Bruman: “Ese señor que siga con su vida, que bastante tiene”.

Tras una información de Kiko Hernández, Sandra Bruman intervenía en directo en ‘Sálvame’ para confirmar que Kiko Rivera pasó una noche en su casa y, aunque no durmieron juntos, aseguraba que no llegó a más con el DJ porque ella así lo evitó.
24 horas después, la cantante visitaba ‘Sálvame’ y narraba que recibió una llamada de su representante, entonces también el de Kiko Rivera, en la que le preguntaban si podían dormir en su casa. Así fue y, según cuenta Sandra, cuando acompañó a Kiko a la habitación en la que iba a dormir, comenzaron a hablar. “Me dijo que cómo que no tenía novio e intentó acercarse, tocó mis labios y me alejé”, decía y recreaba la situación con Kiko Hernández.
Sin embargo, el propio Kiko Rivera desmiente a Sandra Bruman y apunta a su exrepresentante. “Que cada uno mire para su casa, que seguro que tengan más problemas”, decía el DJ que añadía que sólo le decepciona “la gente que me importa”. Además, dirigía unas palabras a su exrepresentante: “Ese señor que siga con su vida, que bastante tiene”.

Irene Rosales no cree lo que Sandra Bruman cuenta de su pareja, Kiko Rivera
La novia de Kiko Rivera y madre de su hija tampoco cree la historia de Bruman. Irene atendía la llamada del programa y, cuando el redactor le preguntaba si daba credibilidad a lo narrado por Sandra, decía: “No me preocupa, no me lo creo”.