Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bea: "No quise pegarla"

Aún no habíamos escuchado la versión de Bea tras el duro enfrentamiento con Melania que supuso su expulsión de Gran Hermano: El reencuentro. Kiko Hernández hablar con ella y asegura que Bea niega que el alcohol fuera la causa del enfrentamiento y que, en ningún momento, tuvo intención de agredir físicamente a Melania. Más tarde, la madre de Bea establecía contacto telefónico con 'Sálvame' para explicar que aunque su hija tenga un carácter muy fuerte, "no es agresiva".
Bea ha sido expulsada por la organización de Gran Hermano por motivos disciplinarios tras una fuerte bronca con Melania. Todavía no habíamos escuchado la versión de la legionaria pero Kiko Hernández ha podido hablar con ella en directo en 'Sálvame'.
Aunque el colaborador quiso conectar el altavoz de su teléfono para que la audiencia pudiera escuchar las explicaciones de la ya ex concursante, no podían entenderle y tuvo que hablar con ella fuera de cámaras. Tras la conversación, el colaborador explicó que estaba muy alterada: "Está destrozada, no ha pegado ojo".
Sin embargo, niega que el alcohol haya sido la causa del duro enfrentamiento que supuso su expulsión: "Asegura que perdió los nervios cuando hablaron de su hijo", explicaba Kiko Hernández. Además, asegura que en ningún momento quiso agredir físicamente a Melania: "Ella en ningún momento tuvo intención de pegar a Melania, si hubiera querido le habría pegado", aclaraba el colaborador.
Minutos más tarde era la propia madre de Bea, Conchi, la que establecía contacto telefónico con el programa. Asegura que aún no sabe muy bien lo que ha sucedido pero sí explica que Bea es muy sensible con su hijo, todo su mundo gira en torno a él por lo que el desencadenante de la discusión podría haber sido un comentario sobre él.
Conchi no quiere justificar la actitud de su hija ni decir que se haya comportado bien pero quería dejar algo muy claro: "Bea no es agresiva, tiene mucho carácter pero luego se arrepiente, intenta hacer las paces, no es agresiva", y añadía: "Tiene buena relación con sus compañeros de Gran Hermano de la anterior edición", zanjaba.