Las cucarachas, reinas del escapismo o por qué son tan buenas en evitar el pisotón