La presentación de los presupuestos se convierte en una batalla electoral sin piedad