La tensión y el precio del petróleo se disparan tras los ataques a dos petroleros en el golfo de Omán