Entramos en comedores escolares donde obran el milagro: los niños comen vegetales y repiten