Alemania prolonga las medidas con una incidencia diez veces menor que la de España, que ya piensa en la relajación