Los disturbios en EE. UU. se extienden por todos los estados en protesta por la violencia policial