La explosión en Beirut sin causas claras, destruye el corazón económico de la ciudad y la plaza de las protestas