Jeanine Áñez, expresidenta interina de Bolivia, estaba escondida dentro de un somier en el momento de su detención