El policía imputado por el asesinato de George Floyd le aplastó el cuello durante casi nueve minutos