Decenas de miles de americanos protestan en las calles contra el racismo y la brutalidad policial